• jra@udc.es

Las críticas al espacio de centro

Las críticas al espacio de centro

El espacio de  centro, dicen muchos de sus contradictores, con su distanciamiento, su equidistancia, de la derecha y de la izquierda, con su neutralidad, a lo que conduce es a una especie de indefinición que quiere tener las virtualidades de las partes, sin ser ninguna de ellas para ser todas a la vez, y al final lo que consigue es una amalgama de propuestas débiles e insustanciales que permiten calificar su posición fundamentalmente como inconsistente.

Pues bien, el espacio de  centro no se establece por referencia a las posiciones ideológicas, sino desde una crítica profunda de este tipo de formulaciones. Las posiciones ideológicas que se critican desde el centro son aquellas que se configuran como una interpretación completa, cerrada, omnicomprensiva y definitiva de la realidad social e histórica. Son posiciones que, desde el punto de vista generativo, derivan muy directamente del racionalismo ilustrado, y que encuentran sus formulaciones más completas en dos posiciones que desde sus primeros pasos se han visto como antagónicas y como referentes de la confrontación política: el liberalismo y el socialismo. Está al alcance de todos dibujar un mapa preciso de sus incompatibilidades y oposiciones respectivas. El fascismo, por otro lado, elaborado sobre la base de la afirmación nacionalista, se erige como una posición igualmente distante de las dos anteriores, pero no como síntesis de ambas, sino como negación de las dos –ni de derechas ni de izquierdas, se decía-, y se proponía como ajeno tanto al internacionalismo derivado de las consideraciones de clase propias del socialismo, como al individualismo liberal, ambos por negadores del ser nacional.

El diseño de las oposiciones que entre estas posiciones ideológicas se perfilan puede hacerse con tanta precisión debido, precisamente, a su carácter racionalista de fondo, por más que la raíz emotivista del fascismo -propia de toda afirmación nacionalista- pareciera distanciarlo de la común filiación ilustrada. Y precisamente este, el de las oposiciones, es uno de los rasgos más identificativos de las formulaciones que hemos denominado ideológicas, en cuanto que las ideologías se autoafirman como saberes de salvación, y sólo admiten otras posiciones como un mal derivado de la articulación democrática de la vida política, y, consecuentemente también, sólo conciben la vida política como confrontación, como enfrentamiento, como antagonismo, donde el campo se divide entre dos categorías, las de los nuestros y los demás.

En este sentido, el espacio de centro carece de la consistencia dogmática propia de las ideologías cerradas. Ahora bien, tal tipo de consistencia no interesa al centro porque se trata de una consistencia falaz, aparente, establecida sobre una base reductora de la realidad, propia de todo racionalismo.

Afirmar que nuestro conocimiento de la realidad es parcial, y en muchos sentidos -no en todos- relativo, que en absoluto podemos atisbar cual es la situación final a que nos conduce la historia, que no tenemos ni podemos tener nunca a nuestro alcance los resortes o las claves para establecer un orden social definitivamente justo y plenamente libre, no puede equipararse a las formulaciones ideológicas. Está en sus antípodas. Consecuentemente, desde estos presupuestos, no puede pretenderse que el espacio de centro se defina con un posicionamiento ideológico de este estilo, que sería –desde ese punto de vista- efectivamente inconsistente, sino que lo que se establece es un nuevo espacio político y un nuevo discurso que rompe con los tópicos, fórmulas y dogmas del lenguaje ideológico, en tantos sentidos –creo no equivocarme- insuficientes. Así, el problema, lo vemos en las últimas elecciones es que, por mor de la manipulación creciente, seguimos presos de los esquemas bipolares. Ojala no por mucho tiempo.

Jaime Rodríguez-Arana

@jrodriguezarana

JRA

Debes estar conectado para publicar un comentario