• jra@udc.es

El artículo 1.1 de la Constitución

El artículo 1.1 de la Constitución

 

En el artículo 1 de la Constitución de 1978 define a España como un Estado social y democrático de Derecho. Tal calificación debe entenderse, desde mi punto de vista, de acuerdo con los postulados del pensamiento abierto, plural, dinámico y complementario. Por eso, la tendencia de los Poderes públicos, hoy más evidente en tiempos de pandemia, a apropiarse de la sociedad a través de la interpretación unilateral y tecnoestructural del interés general, debe superarse hacia planteamientos en los que la función de Gobiernos y Administraciones se dirijan a la búsqueda compartida del interés general teniendo presentes cuantas instituciones sociales se encuentran comprometidas por el bienestar integral de los ciudadanos.

 

Hoy, la deriva totalitaria que se cierne sobre las sociedades, aprovechando las cesiones de los ciudadanos de materia de libertades a cambio de una pretendida seguridad, sugiere tiempos en los que habrá que defender la libertad, como antaño, asumiendo los riesgos que sean necesarios.  Hoy lo vemos y lo experimentamos pues el ambiente fomenta el repliegue, el temor, el confinamiento interior y el aislamiento moral cuando lo que se precisa es, como en los tiempos de la dictadura, ejercer la libertad de expresión y fomentar la sana crítica. En una palabra, temple cívico.

 

El problema, no menor, es que quienes más deberían defender y proteger las libertades propias de un Estado social y democrático de Derecho, se dedican, con ocasión y sin ella, a restringirlas y, cuando pueden, a suspenderlas o hacerlas irreales o ilusorias.  A veces se tacha la transparencia de extravagancia u ocurrencia y las libertades se entienden como expresiones de una burguesía corrupta y, en todo caso, como manifestaciones de elitismo.

 

Mientras tanto, se vacía de contenido el Estado social y democrático de Derecho en el marco de un colosal proceso de control y manipulación social con vistas a instaurar sistemas que la experiencia histórica ha demostrado incompatibles con la dignidad humana y con las libertades. Hoy, como tiempo atrás, toca defender las libertades porque si no lo hacemos, otros lo harán por nosotros, y bien que lo lamentaremos.

 

Jaime Rodríguez-Arana

@jrodriguezarana

JRA

Debes estar conectado para publicar un comentario